Rechazan a sus familiares por contraer el coronavirus

Con casí 60 mil contagios y 2532 muertes, Los Ángeles es el condado de California que más ha sido golpeado por la pandemia del coronavirus..

Los Ángeles California

La estigmatización y rechazo por haber sufrido de coronavirus es una de las consecuencias que decenas de migrantes hispanos, incluidos muchos Guatemaltecos, atraviesa en Los Ángeles, California, condado dondes vive la mayor cantidad de connacionales en EE.UU., aproximadamente un millón 200 mil.

Esta actitud incluso se ve entre familias que ha llegado a echar de sus propias casas asus parientes qeu han adquirido la enfermedad y que se se han recuperado.

Ese fue el caso de dos Guatemaltecos originarios de Totonicapán. que se enfermaron de covid-19 al punto qe necesitaron asistencia hospitalaria. El primero de ells es Josué, tien 35 años y siete alos y medio de vivir en EE.UU.

El segundo, Ismael. De 45 años y casi 20 de haber migrado a aquel país. Ambos vivían con sus familias en el condado conocido como La Pequeña Centroamérica, un populoso barrio de Los Ángeles, donde abundan las familias guatelmatecas.

«Estas pobres personas entraron en depresión: Sus propios hermanos les cerraron las puertas, sienten que la sociedad los está rechazando y lloran de la decepción y tristeza por la reacción de sus familias», contó Wálter Batres, presidente de la Red Migrante Guatemala (RMG), grupo que ha dado acompamiento a los connacionales y les ha asistido con lo básico pesto que ahora que están en la última fase de su recuperación aún no puede trabajar.

APORTES

Los guatemaltecos de este grupo han aportado desde USD5 hasta USD20 para pagar la habitación de un sencillo hotel a sus compatriotas, además les llevan víveres para que puedan pasar estos días.

La trabajadora social del hospital trató de convencer a las familias de que ya no eran contagiosos, que soo necesitan un lugar para recuperarse,pero no qusieron. Josué les dijo que aunque sea su ropa iban a sacar de la casa y ni eso le permitieron..

El miedo de la familia llegó a extremo que le cambiaron la chapa a la puertas para que Josué no pudiera entrar y tampoco le dieron un centavo para que tratara de sobrevivir fuera de casa, añadió el dirigiente de la RMG.

En cuanto a Ismael, su situación no ha sido mejor. Hasta de enfermarse trabajaba en una fábrica, justamente haciendo mascarillas, sin embargo, no sabe si ahí se contagió puesto que también usaba el transorte público, que en Los Ángeles no se ha suspendido.

Tampoco ha tenido el soporte de su familia en los días de su recuperación y solo, en su cuarto de hotel, se llena de ansiedad cuando recuerda las noches de desesperación, dolor falta de respiración y hasta alucinaciones que le provocó el covid-19.

Batres señaló quemuchas familias hispanas «tal vez por ignorancia» han optado por que sus seres queridos que se han enfermado pasen el día en garajes, tiendas de campañas e incluso dentro de sus vehículos.

Coincide en que la estigmazación es un efecto colateral para aquellos que han sido víctimas de coronavirus lo que, incluso, ha llevado a episodios de violencia, como el ocurrido el pasado miércoles 3 de Junio cuando un grupo de personas expulsó a golpes a un hombre cuando notaron que había estornudado varias veces.

Creían que era covid-19,pero se trataba de una gripe, como las que suelen tener muchos californianos en esta época del año..

Deja un comentario